Por qué tantos aficionados en Estados Unidos no querían que Tom Brady...

Por qué tantos aficionados en Estados Unidos no querían que Tom Brady y los New England Patriots ganaran el Super Bowl LI

0 48

Fue su novena presencia en el Super Bowl, récord en la historia de la final de la liga profesional de fútbol americano (NFL), y séptima desde que en 2001 conquistaron su primer título.

Los New England Patriots (Patriotas) saltaron al terreno de juego este domingo para confirmar que son uno de los más grandes equipos que haya habido en cualquier deporte.

Fue su novena presencia en el Super Bowl, récord en la historia de la final de la liga profesional de fútbol americano (NFL), y séptima desde que en 2001 conquistaron su primer título.

 

En total tenían cuatro anillos y este domingo 5 de febrero obtuvieron el quinto, tras derrotar a los Atlanta Falcons (Halcones) por 34-28, en Houston, Texas.

Además, han ganado nueve campeonatos de la conferencia americana y 14 títulos de la división este (de 16).

Pese al historial de victorias de los Patriots, la mayor parte de los aficionados estadounidenses deseaba que el conjunto de Atlanta fuera el que termine levantando el trofeo Vince Lombardi en la edición 51 del Super Bowl.

Previa a esta final, los Falcons llegaron solo una vez a la final de la NFL, en 1999, pero perdieron contra los Denver Broncos.

 

En una encuesta publicada por la principal cadena deportiva de Estados Unidos, ESPN, un 53% de las personas consultadas apoyarían a los Halcones, mientras que un 42% admitió que sentía antipatía por los Patriotas.

 

Un 21% incluso llegó a decir el equipo de Nueva Inglaterra era el que menos les gustaba de toda la NFL, confirmando la percepción que el conjunto liderado por el mariscal de campo Tom Brady es el más odiado de todo el fútbol americano.

Este sentimiento también ha quedado reflejado en artículos publicados en varios medios de la geografía estadounidense, entre ellos Fox Sports y The Sportster.

¿Por qué? En BBC Deportes recopilamos cinco razones.

  1. Al límite del reglamento

En los últimos años han ocurrido varios casos en los que se cuestiona el juego limpio de los Patriots y de la táctica de su entrenador, Bill Belichick.

Al caso de las pelotas desinfladas, que terminó con la suspensión de cuatro partidos de Tom Brady, se le suma denuncias de los Florida Dolphins y Pittsburgh Steelers que fueron provistos de equipos de comunicación defectuosos en sus visitas a Boston.

También ha habido tácticas de juego con las que pone a prueba la capacidad de decisión de los árbitros, como la que dio origen a la famosa regla “Tuck”.

Fue en 2002 cuando Brady perdió un balón en los últimos segundos del partido frente a los Oakland Raiders, que hubiera supuesto la derrota de Nueva Inglaterra, pero los árbitros cambiaron de decisión y castigaron con un penalti la jugada. Los Patriots anotaron y luego ganaron en el tiempo suplementario.

  1. Ser equipo del siglo XXI

Las ventajas de la globalización y la aparición de las nuevas tecnologías generó un efecto contraproducente en la popularidad de los Patriots.

.

El equipo de Nueva Inglaterra se ha visto claramente perjudicado por la proliferación de canales de televisión, los sistemas que permiten ver a la carta y las redes sociales, a diferencia de lo que ocurrió en los años 70 y 80 con equipos comos los Dallas Cowboys, los Steeler o los San Francisco 49ers.

En el pasado los equipos que marcaban una época se beneficiaban de captar una gran masa de aficionados gracias a sus triunfos ya que su exposición en la televisión de la época era mayor.

No había la distracción de hoy, en la que tienes la opción de elegir lo que se ve y cuándo se ve.

Es por eso que si bien Nueva Inglaterra cuenta con un gran número de seguidores, la mayoría pertenece a Boston y sus alrededores.

Tampoco ayuda el surgimiento de la liga fantástica, que ha cambiado la manera de ver el fútbol americano en muchos aficionados y en lugar de seguir a equipos su apoyo va dirigido a los jugadores que tienen en su equipo.

  1. Víctima de su éxito

Para los aficionados más neutrales hay un hecho que ocurre en cualquier deporte: le van al equipo, jugador, caballo o atleta con menos posibilidades.

Y en el deporte lo más normal es que la gente desee un cambio si lleva años presenciando siempre a un mismo ganador (con la posible excepción de Roger Federer en tenis, pero ese es otro caso).

Con el palmarés mencionado al comienzo de la nota, Nueva Inglaterra ha sido claramente el equipo más exitoso de los últimos 20 años. Su presencia en las finales se da casi por descontado y eso le quita el elemento de imprevisibilidad que resulta atractivo para la mayoría de los espectadores.

  1. Bill Belichick y el Spygate

Es probable el mejor entrenador que ha dado la historia del fútbol americano, pero la imagen de Bill Belichick produce rechazo entre muchos aficionados al deporte.

Una razón es su inmaculado palmarés de éxitos, pero la principal fue su participación en el llamado Spygate, el escándalo de espionaje de 2007 por el que fue declarado culpable y multado con la mayor cantidad de dinero que jamás haya habido en la NFL (US$550.000).

Según la liga, Belichick fue el principal responsable de las grabaciones secretas que llevó a cabo Nueva Inglaterra para descifrar la señas y mensajes de los entrenadores durante un partido contra los New York Jets.

Luego se supo que había sido una práctica que venía implementando desde hacía mucho tiempo, por lo que la típica imagen del entrenador bajo la capucha de su suéter deportivo no produce mucha simpatía.

  1. Tom Brady

¿Qué estarán pensando los observadores de todos los equipos de fútbol americano que no se percataron del talento de Tom Brady durante el proceso de selección en el draft de 2000?

Brady fue tan sólo la preferencia número 199 -se escogieron 198 jugadores antes que él- y desde ese lugar fue que se ha convirtió en el mariscal de campo más exitoso del siglo XXI.

A esto se le añade que su figura como un icono de la cultura deportiva de Estados Unidos, tanto por su contribución en el campo donde ha obtenido cuatro anillos de la NFL como por su imagen fuera de él.

Casado con la supermodelo brasileña Gisele Bündchen y frecuente compañero de golf del presidente Donald J. Trump, Brady posee una aureola de perfección que como dice el periodista Chris Chase de Fox Sports termina produciendo cierto tipo de “celos y envidia”.

Aunque también está su participación en el caso de las pelota desinfladas.

 

NO HAY COMENTARIOS

Dejar un Comentario